Cómo ayudar a los que se debaten con la atracción hacia las personas de su mismo sexo.

Por Élder Jeffrey R. Holland

Del Quórum de los Doce Apóstoles

Un agradable joven de poco más de veinte años se hallaba sentado frente a mí. Tenía una sonrisa simpática, aunque no sonrió mucho durante nuestra conversación. Lo que más me llamó la atención fue el dolor que se reflejaba en sus ojos.

“No sé si debo seguir siendo miembro de la Iglesia”, me dijo. “No creo ser digno”.

“¿Por qué no habrías de ser digno”, le pregunté.

“Porque soy homosexual”.

Supongo que pensó que sus palabras me iban a sorprender. Pero no fue así. “¿Y qué…?”, le pregunté.

Una expresión de alivio le cruzó la cara al percibir la compasión en mí. “No me atraen las mujeres, sino los hombres. He tratado de dejar de lado esos sentimientos o de cambiarlos, pero…”

Dejó escapar un suspiro. “¿Por qué soy así? Los sentimientos que tengo son algo muy real”.

Permanecí en silencio un momento y luego le dije: “Necesito saber un poco más antes de aconsejarte. Mira, la atracción hacia los del mismo sexo no es un pecado, pero las acciones provocadas por esos sentimientos sí lo son, exactamente igual que con sentimientos heterosexuales. ¿Violas la ley de castidad?”

Él sacudió la cabeza y dijo: “No, no la violo”.

Esto me tranquilizó. “Te agradezco que tengas el deseo de resolver este asunto”, le dije. “Hace falta tener valor para hablar del tema y te admiro por mantenerte limpio”.

“En cuanto al porqué de tus sentimientos, no puedo responder a esa pregunta. Puede haber una serie de factores que influyan y pueden ser tan diferentes como las personas son diferentes entre sí. Algunos, incluso los que causan tus sentimientos, quizás no los sepamos nunca en esta vida. Pero el saber por qué te sientes así no es tan importante como saber que no has transgredido. Si tu vida está en armonía con los mandamientos, entonces eres digno de prestar servicio en la Iglesia, de disfrutar de plena hermandad con los miembros, de asistir al templo y de recibir todas las bendiciones de la expiación del Salvador”.

Fue evidente que mis palabras le hicieron sentir mejor. Continué: “Te tratas injustamente al considerar tu persona sólo por tu inclinación sexual. Ésa no es tu única característica; por lo tanto, no debes prestarle más atención de la que merece. Primero y fundamentalmente eres un hijo de Dios, y Él te ama.

“Más aún, yo te amo y mis hermanos de las Autoridades Generales te aman. Recuerdo un comentario que hizo el presidente Boyd K. Packer al dirigirse a las personas que se sienten atraídas hacia las personas de su mismo sexo: ‘No los rechazamos…’, dijo. ‘No podemos rechazarlos, pues ustedes son hijos e hijas de Dios. No los rechazaremos, porque los amamos’”1.

Hablamos durante unos treinta minutos, más o menos. Sabiendo que no podía ser su consejero personal, lo referí a los líderes locales del sacerdocio que le correspondían. Después nos despedimos. Creo haber visto en sus ojos una expresión de esperanza que no tenía antes. Aun cuando le quedaban por delante dificultades para vencer —o simplemente soportar—, tuve la impresión de que las enfrentaría bien.

Dios ama a Sus hijos

Cuando un ángel hizo a Nefi una pregunta sobre Dios, él respondió: “…Sé que ama a sus hijos; sin embargo, no sé el significado de todas las cosas” (1 Nefi 11:17). Yo también afirmo que Dios ama a todos Sus hijos y reconozco que muchas preguntas que aquí tenemos, incluso algunas relacionadas con la atracción hacia los del mismo sexo, deben esperar una respuesta futura, tal vez en la otra vida.

Lamentablemente, hay personas que creen tener la respuesta para todo ahora y proclaman sus opiniones por todas partes. Afortunadamente, esas personas no representan a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Aunque creo que los miembros están deseosos de ser compasivos hacia aquellos que son diferentes a ellos, nuestra tendencia a apartarnos cuando enfrentamos una situación que no comprendemos es parte de la naturaleza humana. Eso es verdad particularmente cuando nos encontramos con casos de atracción hacia el mismo sexo. Tenemos tan escasa información fiable al respecto que los que quieren ayudar se sienten un tanto inseguros. Admito mi propia incompetencia en el asunto pero, como deseo ayudar, permítanme ofrecer algunas sugerencias para apoyar a los que tengan seres queridos o amigos que sientan atracción hacia las personas de su mismo sexo.

El plan de felicidad de nuestro Padre

Primero, dejemos completamente en claro lo que Dios quiere para cada uno de nosotros: quiere que tengamos todas las bendiciones de la vida eterna; quiere que lleguemos a ser como Él. Para ayudarnos a lograrlo, nos ha dado un plan, el cual está basado en verdades eternas y que no se altera de acuerdo con las tendencias sociales de la época.

Una de las partes fundamentales de ese plan consiste en tener hijos, que es una de las razones esenciales por las que Adán y Eva salieron del Jardín de Edén (véase 2 Nefi 2:19–25; Moisés 5:10–12). Se les mandó fructificar y multiplicarse (véase Moisés 2:28), y ellos decidieron obedecer ese mandamiento. Nosotros debemos seguir su ejemplo casándonos y proporcionando los cuerpos físicos para los hijos espirituales del Padre Celestial. Obviamente, una relación con alguien del mismo sexo es contraria a ese plan.

Por razones variadas, el matrimonio y los hijos no están a inmediata disposición de todas las personas. Tal vez no se reciba una propuesta matrimonial; tal vez aun después de haberse casado, no exista la posibilidad de tener hijos; o quizás en el presente no se sienta atracción hacia el sexo opuesto. Sea cual sea la razón, las más ricas bendiciones de Dios estarán finalmente a disposición de todos Sus hijos si son limpios y fieles.

Por medio del ejercicio de la fe, del esfuerzo personal y de la confianza en el poder de la Expiación, algunos pueden resolver en la tierra el problema de la atracción hacia su mismo sexo y casarse; otros, sin embargo, tal vez nunca se libren de ella en esta vida.

Como hermanos de la Iglesia, familiares y amigos, debemos reconocer que los que se sienten atraídos hacia personas de su mismo sexo enfrentan algunas restricciones exclusivas con respecto a la manifestación de sus sentimientos. Aunque la atracción hacia el mismo sexo es algo real, no debe existir una expresión física del sentimiento. El deseo de obtener satisfacción física no autoriza la inmoralidad en nadie. Esos sentimientos pueden ser muy fuertes, pero nunca lo serán tanto como para privar a ninguna persona de la libertad de optar por una conducta digna.

Al decir esto, permítanme aclarar que las atracciones en sí, por muy penosas que sean, no hacen indigna a la persona. La Primera Presidencia ha dicho lo siguiente: “Existe una diferencia entre pensamientos y sentimientos inmorales y el participar en comportamientos tanto heterosexuales como homosexuales”2. Si no se ha llevado a la práctica el objeto de la tentación, no se ha transgredido.

El no comprender esa distinción conduce a veces a la desesperanza. Siento compasión por aquellos que no entienden que toda bendición que Dios ofrece está a disposición de cualquiera que obedezca las leyes sobre las cuales se base esa bendición (véase D. y C. 130:20–21). Ninguna persona que viva de acuerdo con el Evangelio debe desesperarse. La esperanza y la paz provienen del Consolador, y la solución para la desesperación es invitar al Espíritu Santo a formar parte de nuestra vida.

Las formas de ayudar

Supongamos que usted es familiar o amigo de una persona que se siente atraída hacia los de su propio sexo y se le acerca en busca de ayuda. ¿Qué debe decirle? ¿Qué debe hacer?

Yo empezaría por reconocer el valor que llevó a su hijo, hija, hermano o amigo a hablar con usted; reconocería también la confianza que esa persona le demuestra. El hablar del problema con alguien de confianza es un primer paso saludable para enfrentar sentimientos confusos, y es imperativo que en esos primeros pasos la persona encuentre compasión.

Luego, si usted es el padre o la madre del que se siente atraído hacia personas de su mismo sexo, no suponga que la razón de esos sentimientos radica en usted. Nadie, y tampoco el que lucha con el problema, debe echarse la culpa. No se debe tampoco culpar a nadie más, menos aún a Dios. Anden por la fe y ayuden a su ser querido a enfrentar la dificultad lo mejor que pueda.

Al hacer eso, reconozcan que el matrimonio no es una solución para todo problema de esta índole. Las atracciones hacia los del mismo sexo son muy profundas y el entrar en una relación heterosexual por la fuerza con toda probabilidad no las cambiará. Todos nos quedamos muy contentos cuando alguien que ha luchado con esos sentimientos puede casarse, tener hijos y lograr la felicidad familiar. Pero otros intentos han dado como resultado corazones heridos y hogares deshechos.

Sobre todo, mantengan abiertas las líneas de la comunicación. La comunicación sincera entre padres e hijos es una clara expresión de amor; y el amor puro, expresado generosamente, puede transformar los lazos familiares. No obstante, el amor por un miembro de la familia no significa que se apruebe la conducta indecente. Por supuesto, sus hijos son bien recibidos en su hogar, pero como padres tienen todo el derecho de impedir que haya en él ninguna conducta que ofenda al Espíritu del Señor.

El principio de la jardinería

Consideremos ahora un principio que se aprende en jardinería. Alguien ha dicho que si plantamos buena semilla, no habrá mucha necesidad de la azada. Del mismo modo, si llenamos nuestra vida con alimento espiritual, será más fácil dominar ciertas inclinaciones. Eso significa que debemos crear en nuestro hogar un ambiente positivo en el cual se pueda sentir el Espíritu en abundancia. Un ambiente positivo incluye, de manera constante, la devoción privada y pública, la oración, el ayuno, la lectura de las Escrituras, el servicio a los demás, y el fomento de conversaciones, música, literatura y otros medios ennoblecedores.

Ese mismo entorno se extiende a las experiencias dentro de la Iglesia. Algunos de los que sienten atracción por las personas de su mismo sexo tienen temores que no se han resuelto, y se sienten ofendidos en la Iglesia cuando no ha habido intención de ofenderlos. Por otra parte, algunos miembros excluyen de su círculo de hermandad a los que son diferentes. Cuando nuestras acciones o palabras desaniman a alguien de aprovechar al máximo su condición de miembro de la Iglesia, eso significa que hemos fallado a la persona y al Señor. La Iglesia se fortalece cuando incluimos a todos los miembros y cuando nos fortalecemos unos a otros en el servicio y el amor (véase D. y C. 84:110).

Quizás sienta la inspiración de alentar a la persona a quien esté tratando de ayudar a que hable con un líder de sacerdocio que posea las llaves para dar consejos inspirados. Si es así, hágalo, sabiendo que la Primera Presidencia ha pedido a los líderes de la Iglesia que hablen de esos problemas confidencialmente y con un espíritu de amor como el de Cristo3.

En las manos del Señor

No hace mucho tiempo recibí una carta de un hombre de poco más de treinta años que lucha con la atracción hacia las personas de su mismo sexo. Su lucha no ha sido fácil y no se ha casado todavía. Pero me escribió: “El Señor me ha ayudado a enfrentar mis circunstancias presentes, y me contento con hacer lo mejor que puedo y dejar mi vida en Sus manos”.

La fe y el valor de ese hombre que vive enfrentando una dificultad que yo nunca he tenido que enfrentar me arrancan lágrimas de admiración y de respeto. Lo amo y amo a los miles de personas como él, hombres o mujeres, que “pelea[n] la buena batalla” (1 Timoteo 6:12). Recomiendo su manera de actuar a todos los que luchen con la atracción hacia las personas de su mismo sexo o a los que estén tratando de ayudarles.

Ayuda adicional

Algunas de las ideas y palabras de este artículo provienen de un folleto preparado por la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles para los que se sientan atraídos hacia las personas de su mismo sexo. Se titula God Loveth His Children (Dios ama a Sus hijos) (04824) Si el folleto se ha traducido a su idioma, podrá obtenerlo en el centro de distribución del lugar donde resida o puede bajarlo de http://www.lds.org/same-gender -attraction.

Referencias

  1. “Sois templo de Dios”, Liahona, enero de 2001, pág. 87.
  2. Carta de la Primera Presidencia, 14 de noviembre de 1991.
  3. Carta de la Primera Presidencia, 14 de noviembre de 1991.

Cuando lo malo parece bueno y lo bueno parece malo

Por el élder Quentin L. Cook

Del Cuórum de los Doce Apóstoles

Tomado del discurso, “A Banquet of Consequences: The Cumulative Result of All Choices”, pronunciado en un devocional de la Universidad Brigham Young, el 7 de febrero de 2017. Para leer el discurso completo en inglés, visite speeches.byu.edu.

La forma en la que el adversario trata de malinterpretar y socavar las bendiciones de vivir de acuerdo con el plan del Padre.

Uno de los aspectos más astutos de los esfuerzos del adversario para frustrar el plan de felicidad de nuestro Padre Celestial es su engañosa enseñanza de que no hay influencia maligna ni demonio (véase 2 Nefi 28:22) y su intento de redefinir lo malo como bueno y lo bueno como malo, la oscuridad como luz y la luz como oscuridad, y lo amargo como dulce y lo dulce como amargo (véase 2 Nefi 15:20).

A eso a veces se le llama cambio de paradigma—“cuando la forma habitual de pensar o hacer algo se reemplaza por una manera nueva y diferente1, y de esa forma representen las cosas para que sean exactamente lo contrario de lo que realmente son. En su novela clásica Cartas del diablo a su sobrino, C. S. Lewis escribió desde el punto de vista de un viejo diablo. Lewis invirtió los valores tradicionales usando la ironía y la sátira para que lo malo pareciera bueno y lo bueno malo2.

En cuanto a ese tema, hace unos meses tuve una reunión estimulante con un experto en publicidad reconocido internacionalmente. Hablábamos de la influencia del mal y de las consecuencias de las malas decisiones.

Imaginó un interesante relato hipotético de la reunión de Lucifer con una agencia de publicidad. El adversario describió su dilema: él y sus seguidores se habían rebelado y rechazado el plan del Padre y habían llegado a comprender que no podían prevalecer contra Dios. Lucifer entendió que si bien el plan del Padre era de alegría y felicidad, su propio plan resultaba en dolor y miseria. El problema, explicó Lucifer al ejecutivo de publicidad, era cómo atraer seguidores.

Se determinó que la única esperanza de éxito que tenía Lucifer era lograr un cambio de paradigma o una inversión de valores; en otras palabras, caracterizar el plan del Padre como algo que resultaba en angustia y miseria, y el plan de Lucifer como algo que resultaba en alegría y felicidad.

Esa reunión hipotética tiene un propósito útil. La verdad es que los enemigos del plan del Padre no solo intentan socavar la doctrina y los principios del plan, sino que también intentan tergiversar las bendiciones que fluyen del plan. Su esfuerzo básico es hacer que lo que es bueno, justo y alegre parezca miserable.

Analizaré algunos de los esfuerzos que lleva a cabo el adversario parar tergiversar y socavar las bendiciones de vivir de acuerdo con el plan del Padre.

Palabra de Sabiduría

En el transcurso de mi vida, he visto que el alcohol ha arruinado y a veces ha destruido la vida de muchos de mis amigos. La cultura del alcohol no solo tiene que ver con la doctrina de la Iglesia; también tiene que ver con la salud y la felicidad de todos. Los Santos de los Últimos Días pueden ser una voz importante en educar a la sociedad sobre las consecuencias de ese problema.

En el plan del Padre, la Palabra de Sabiduría —que se dio a causa de “maldades y designios… de hombres conspiradores”— proporciona principios de salud. Está “adaptada a la capacidad del débil y del más débil de todos los santos”. Establece cosas específicas, incluso que el “vino o bebidas fuertes [alcohol]… no es bueno”. El tabaco y las bebidas calientes (té y café) “no son para el cuerpo” (D. y C. 89:4, 3, 5, 8–9).

Esa revelación también favorece buenas prácticas de salud con una promesa. Promete que los que actúen en obediencia al mandato divino, “recibirán salud… y hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento” (D. y C. 89:18–19)3.

La distorsión que utiliza el adversario se manifiesta claramente por su defensa del tabaco y del alcohol.

Incluso hoy en día, la agencia de publicidad hipotética tendría dificultades para arrojar luz favorable en el uso del tabaco. El profeta José Smith (1805–1844) recibió la Palabra de Sabiduría por revelación en 1833. En 1921, el presidente Heber J. Grant (1856–1945), por inspiración del Señor, exhortó a todos los santos a vivir más plenamente la Palabra de Sabiduría4. En ese momento, la publicidad masiva y la idealización en las películas hacían que el fumar cigarrillos pareciera moderno, sofisticado y divertido. No fue sino hasta 1964, cuarenta y tres años más tarde, que el Cirujano General de los Estados Unidos concluyó: “Fumar cigarrillos es un peligro para la salud de suficiente importancia en los Estados Unidos como para justificar medidas correctivas apropiadas”5.

Las estadísticas actuales con respecto al consumo de cigarrillos no se disputan. Las personas que fuman tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca, un derrame cerebral y cáncer de pulmón. Se calcula que fumar aumenta el riesgo de cáncer de pulmón 25 veces6.

De modo que lo que el adversario presenta como de moda, sofisticado y divertido, de hecho, ha resultado en miseria y en la muerte prematura de millones de personas.

El alcohol es otro ejemplo. Durante muchos años, he seguido con interés un proyecto de investigación que comenzó en la década de 1940. Al principio, se estudió periódicamente a lo largo de toda su vida a 268 hombres que asistían a la Universidad de Harvard. Más adelante, otras personas, entre las que se incluyó a mujeres, también formaron parte del estudio. El objetivo del estudio original era descubrir todo acerca del éxito y de la felicidad.

Ese estudio contiene tres conclusiones significativas: Primero, la felicidad en las personas adultas tiene una alta correlación con la felicidad familiar durante la niñez, en particular, con el amor y el afecto de los padres7. Segundo, la importancia de un matrimonio saludable y estable brinda felicidad para toda la vida8; y tercero, el efecto negativo del alcohol en el éxito y la felicidad en el matrimonio y en la vida. El abuso del alcohol afecta a un tercio de las familias de los Estados Unidos y una cuarta parte tiene que ver con las admisiones en los hospitales. Desempeña un papel importante en la muerte, la mala salud y los logros truncados9.

Un artículo reciente que apareció en la primera plana del diario Washington Post informó que “las mujeres de este país están bebiendo mucho más y con más frecuencia que sus madres y abuelas lo hicieron, y que el consumo de alcohol las está matando en cantidades récord”. El artículo concluyó que “la ciencia actual y emergente no respalda los supuestos beneficios del consumo moderado” y que “el riesgo de muerte por cáncer parece aumentar con cualquier nivel de consumo de alcohol”10.

En los últimos años, muchas universidades en todo el mundo han estado tratando de disminuir el consumo de alcohol por parte de sus estudiantes debido a su relación a graves comportamientos antisociales, entre los que se incluye el abuso sexual y problemas serios de salud, en especial del consumo excesivo de alcohol. Ahora se ha establecido, desde el punto de vista médico, el terrible impacto del alcohol en el cerebro de muchos jóvenes11.

Al mencionar problemas de salud principalmente personales, no he intentado categorizar otras consecuencias graves del consumo de alcohol, como accidentes al conducir en estado de ebriedad, hombres que intentan excusar agresiones físicas y sexuales debido a la disfunción causada por el alcohol, y los efectos que tiene en el cerebro fetal el alcohol que las mujeres ingieren durante el embarazo12.

Como si fumar cigarrillos, abusar del alcohol y la epidemia de opiáceos13 no fuesen ya suficientemente perjudiciales para la sociedad, ahora vemos las fuerzas del mal abogar por la legalización de la marihuana para uso recreativo.

Opciones familiares

Las opciones familiares siguen un modelo similar. En el plan del Padre se establece claramente el papel de las familias.

En “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” leemos: “La familia es ordenada por Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para Su plan eterno. Los hijos merecen nacer dentro de los lazos del matrimonio y ser criados por un padre y una madre que honran sus votos matrimoniales con completa fidelidad. La felicidad en la vida familiar tiene mayor probabilidad de lograrse cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo”14.

Es bastante común en el mundo de hoy, en otro cambio de paradigma, pregonar opciones alternativas de una manera positiva que están en conflicto directo con ese plan y que son adversas para el matrimonio y la familia:

•La opción de mujeres y hombres de colocar la educación y las carreras antes que el matrimonio y la familia.

•La opción de no tener hijos o tener pocos hijos15 o interrumpir el embarazo cuando no sea conveniente.

•La opción de participar en una conducta inmoral como sustituto de la institución sagrada del matrimonio.

El adversario se ha centrado en las mujeres y ha descrito la maternidad como una vía sin salida de actos monótonos; se ha centrado en los hombres y ha representado la paternidad como algo poco importante y la fidelidad como “pasada de moda”. El aislamiento y la deshumanización que resultan de la pornografía son ejemplos de la conducta inmoral que está sustituyendo a la sagrada institución del matrimonio; subraya el terrible alejamiento de la verdad y de la rectitud que el adversario desea.

Las opciones alternativas inapropiadas se representan como apropiadas para ayudar a alcanzar los objetivos mundanos de libertad e igualdad. Como resultado de tales opciones, el promedio de hijos que una mujer tendrá en su vida está disminuyendo radicalmente. Se estima que el 46 por ciento de la población mundial vive en países donde la tasa de fertilidad es menor de 2,1 hijos, la tasa necesaria para que la población se mantenga estable. La mayoría de los países europeos y asiáticos están por debajo de ese nivel. Italia y Japón tienen tasas de aproximadamente 1,3 hijos por pareja. Se espera que la población de Japón disminuya de 120 millones a cerca de 100 millones para el año 205016.

Algunas personas han descrito esa disminución mundial en la población como un “invierno demográfico”17. Muchos países no están teniendo suficientes hijos para reemplazar a la generación que está muriendo.

Permítanme compartir otra realidad que me preocupa mucho. Tuve una conmovedora experiencia en Jerusalén en 2016 en el Children’s Memorial [Museo Conmemorativo de los Niños], que es parte del World Holocaust Remembrance Center [Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto]. El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y yo, junto con dos líderes judíos americanos, colocamos una corona funeraria conmemorativa. Se cree que más de un millón de niños judíos fueron muertos durante el Holocausto18.

Al pasar por el museo, me sentí sumamente conmovido. Mientras me encontraba afuera recobrando la compostura, reflexioné sobre el horror de la experiencia y de repente me di cuenta de que en los Estados Unidos solamente, hay tantos abortos cada dos años como el número de niños judíos que murieron en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial19.

Los niños judíos fueron muertos porque eran judíos, y no hay nada análogo en toda la historia, pero la intensidad de mis sentimientos se debió a la pérdida de niños. Traer hijos al mundo es una parte sagrada del plan de felicidad de nuestro Padre Celestial. Estamos tan insensibilizados e intimidados con la inmensidad de la práctica del aborto que muchos de nosotros lo hemos puesto en lo recóndito de nuestra mente y tratamos de mantenerlo fuera de nuestra consciencia. Claramente, el adversario está atacando el valor de los niños en muchos niveles.

El aborto se debe plantear con cuidado; es un problema que probablemente no se resolverá con la condena personal ni las acusaciones recriminatorias. Algunos han advertido que no se juzgue un barco, ni a hombres ni a mujeres, sin comprender la duración del viaje y las tormentas a las que se enfrenten20. Debo agregar que muchos que participan en esa conducta deplorable no tienen un testimonio del Salvador ni conocimiento del plan del Padre.

Sin embargo, para aquellos que creen que somos responsables ante Dios, e incluso para muchos de los que no son de nuestra fe, eso se ha convertido en una tragedia de proporciones monumentales. Cuando lo combinamos con el invierno demográfico que acabamos de explorar, es una seria mancha moral en nuestra sociedad.

El presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) enseñó: “La felicidad máxima en el matrimonio la determina en gran parte un factor principal: el tener y criar hijos… La Iglesia no puede aprobar ni tolerar medidas que tan marcadamente pongan límites al tamaño de la familia”21.

Con respecto al número de hijos y la cantidad de tiempo entre uno y otro, se debe considerar la salud de la madre, y el esposo y la esposa deben tomar la decisión con espíritu de oración22. Terceras personas no deben juzgar tales decisiones. Algunos miembros fieles no pueden tener hijos ni la oportunidad de casarse. Recibirán todas las bendiciones en el banquete máximo de consecuencias23.

Sin embargo, Lucifer ha apoyado el aborto y, en un horrible cambio de paradigma, ha convencido a muchas personas que los hijos representan una pérdida de oportunidad y miseria, en lugar de gozo y felicidad.

Como Santos de los Últimos Días, debemos estar a la vanguardia de los corazones y las mentes que cambian sobre la importancia de los hijos. Los ataques a la familia que acabo de describir terminan en dolor y miseria.

El Señor ha declarado que Su obra y Su gloria es “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39). El plan se establece por medio de las familias. Cada miembro de la familia es importante y sus funciones son bellas, gloriosas y satisfactorias.

La proclamación sobre la familia no podría ser más clara acerca de las consecuencias de las opciones que no sean compatibles con el plan del Padre. Proclama inequívocamente: “… advertimos que la desintegración de la familia traerá sobre las personas, las comunidades y las naciones las calamidades predichas por los profetas antiguos y modernos”24.

Eso establece claramente el banquete máximo de consecuencias y el impacto cumulativo de las opciones que no son compatibles con el plan de felicidad del Padre.

En todos los matrimonios y en la crianza de los hijos hay desafíos y sacrificios, pero las recompensas por ambas en esta vida y en las eternidades son asombrosamente hermosas. Emanan de un amoroso Padre Celestial.

Prosperar en la tierra

Un conocido pasaje de las Escrituras a lo largo del Libro de Mormón consta de dos partes; dice: “… al grado que guardes los mandamientos de Dios, prosperarás en la tierra”. La segunda parte dice: “… si no guardas los mandamientos de Dios, serás separado de su presencia” (véase, por ejemplo, Alma 36:30). Es claro que tener la bendición del Espíritu Santo por medio de la obediencia es un elemento principal para prosperar en la tierra.

Además, las enseñanzas sagradas de la Iglesia establecen que tener suficiente para nuestras necesidades es la mejor medida de prosperidad temporal. En este caso, el cambio de paradigma de Lucifer es agrandar la búsqueda de grandes riquezas y la adquisición de productos de lujo sumamente visibles. Algunos parecen sentirse impulsados a lograr el estilo de vida de los ricos y los famosos. El exceso de riqueza no se promete a los miembros fieles, ni suele traer felicidad.

Como pueblo, los Santos de los Últimos Días efectivamente han prosperado. Los principios financieros prudentes incluyen:

•Buscar primeramente el reino de Dios.

•Trabajar, planificar y gastar con prudencia.

•Planificar para el futuro.

•Utilizar la riqueza para edificar el reino de Dios.

El objetivo de Lucifer

Además de representar las bendiciones como miseria, Lucifer procura socavar el plan del Padre y destruir la fe en Jesucristo y Su doctrina. La agresión hacia la Biblia y la divinidad de Jesucristo nunca se ha visto más marcada en mi vida de lo que lo es en la actualidad. Como se predijo en las Escrituras, Lucifer está valiéndose de muchos dispositivos para lograr ese objetivo.

Una cosa es ser engañado por el adversario, y otra es ser uno de sus mercenarios. El élder Neal A. Maxwell (1926–2004), del Cuórum de los Doce Apóstoles, lo expresó hermosamente: “¡Qué trágico es que tantos mortales sean mercenarios para el adversario… y que… se compren a tan bajo precio! Un poco de nivel social, un poco de dinero, un poco de alabanza, un poco de fama fugaz, y están dispuestos a cumplir las órdenes de aquél que puede ofrecer todo tipo de ‘recompensas’ transitorias, pero que no tiene moneda celestial”25.

Probablemente no haya mejor ejemplo del impacto de los mercenarios que la visión de Lehi del árbol de la vida y del edificio grande y espacioso en el Libro de Mormón. Los que estaban en el edificio señalaron con el dedo a los que se habían asido a la vara de hierro e incluso habían comido del fruto del árbol. Los que comieron se “avergonzaron a causa de los que se mofaban de ellos; y cayeron en senderos prohibidos y se perdieron” (1 Nefi 8:27–28).

Por lo tanto, las malas opciones resultan en un banquete con resultados amargos, rancios, desagradables y miserables.

Comparen eso al glorioso banquete de consecuencias que se prometen a ustedes, los que son fieles. Ustedes “serán llenos de la gloria del Señor” y serán “santificados por el Espíritu para la renovación de” su cuerpo, y todo lo que el Padre tiene les será dado (D. y C. 84:32, 33; véanse también los versículos 34–38).

En un banquete de consecuencias como ese, la comida espiritual con la que nos deleitemos es deliciosa, sabrosa, dulce, suculenta, nutritiva y satisfactoria, y permitirá que nuestros corazones se regocijen. Cuando “[vengamos] al Santo de Israel y [nos saciemos] de lo que no perece ni se puede corromper” (2 Nefi 9:51), podremos seguir el camino estrecho y la vía derecha que nos llevará al Santo de Israel, “pues su nombre es el Señor Dios” (2 Nefi 9:41).

Referencias

  1. Merriam-Webster’s Collegiate Dictionary, edición nro. 11, 2003, “paradigm shift [cambio de paradigma]”, merriam-webster.com.
  2. C. S. Lewis, Cartas del diablo a su sobrino, Miguel Marías (trad.), 2004.
  3. Véase Jed Woodworth, “The Word of Wisdom”, enRevelaciones en Contexto: Los acontecimientos de trasfondo de las revelaciones de Doctrina y Convenios, editado por Matthew McBride y James Goldberg, 2016, págs. 195–203; “La Palabra de Sabiduría”, 1 de junio de 2013,history.lds.org.
  4. Véase Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Heber J. Grant, 2003, pág. 203–213.
  5. Smoking and Health: Report of the Advisory Committee to the Surgeon General of the Public Health Service, PHS publication no. 1103 (1964), pág. 33; véase también The Health Consequences of Smoking—50 Years of Progress: A Report of the Surgeon General, 2014, surgeongeneral.gov.
  6. Véase “Health Effects of Cigarette Smoking”, Centers for Disease Control and Prevention, 15 de mayo de 2017, cdc.gov.
  7. Véase George E. Vaillant, Triumphs of Experience: The Men of the Harvard Grant Study, 2012, págs. 108–109.
  8. Véase Alvin Powell, “Decoding Keys to a Healthy Life”,Harvard Gazette, 2 de febrero de 2012, news.harvard.edu.
  9. Véase Vaillant, Triumphs of Experience, pág. 292. En comparación, un estudio separado a largo plazo de miembros activos de la Iglesia arrojó resultados positivos (véase James E. Enstrom y Lester Breslow, “Lifestyle and Reduced Mortality among Active California Mormons, 1980–2004”, Preventive Medicine, tomo 46, nro. 2 [febrero de 2008], págs. 133–136).
  10. Kimberly Kindy y Dan Keating, “For Women, Heavy Drinking Has Been Normalized. That’s Dangerous”,Washington Post, 23 de diciembre de 2016, washingtonpost.com; las citas al final Robert D. Brewer del programa sobre el alcohol de los Centers for Disease Control and Prevention [Centros para la prevención y el control de las enfermedades].
  11. Véase “Fact Sheets—Underage Drinking”, Centros para la prevención y el control de las enfermedades, 20 de octubre de 2016, cdc.gov.
  12. Véase Anne Schuchat, “The CDC’s Recommendations to Help Prevent Fetal Alcohol Spectrum Disorders”, American Family Physician, tomo 95, nro. 1 (1 de enero de 2017), págs. 6–7, aafp.org.
  13. Véase “Inside a Killer Drug Epidemic: A Look at America’s Opioid Crisis”, New York Times, 6 de enero de 2017, nytimes.com.
  14. “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona,noviembre de 2010, pág. 129.
  15. “El porcentaje de personas de 25 a 34 años de edad que no tienen hijos que viven con ellos se duplicó desde 1967” (Emily Schondelmyer, “No Kids in the House: A Historical Look at Adults Living without Children”, U.S. Census Bureau, 20 de diciembre de 2016, census.gov).
  16. Véase World Fertility Patterns 2015, United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division, 2015, pág. 6, un.org; “Birth and Fertility of the Resident Population”, Istat (Italian National Institute of Statistics), 28 de noviembre de 2016, istat.it; “The Future of World Religions: Population Growth Projections, 2010–2050, Buddhists”, Pew Research Center, 2 de abril de 2015, págs. 6–12, 102–111, pewresearch.org; Adam Taylor, “It’s Official: Japan’s Population Is Dramatically Shrinking”,Washington Post, 26 de febrero de 2016, washingtonpost.com; and Ana Swanson, “Japan’s Birth Rate Problem Is Way Worse Than Anyone Imagined”,Washington Post, 7 de enero de 2015, washingtonpost.com.
  17. Véase The New Economic Reality: Demographic Winter,BYUtv, byutv.org.
  18. Véase “Plight of Jewish Children”, Holocaust Encyclopedia, United States Holocaust Memorial Museum, ushmm.org.
  19. Véase Reproductive Health: Data and Statistics: “Abortion”, Centros para la prevención y el control de las enfermedades, 10 de mayo de 2017, cdc.gov. Reconozco que el número de abortos ha disminuido en los últimos años, pero el número sigue siendo sumamente elevado.
  20. A veces se atribuye a Thomas Carlyle (1795–1881); véase Manual de Instrucciones 1: Presidentes de estaca y obispos, 2010, 17.3.1. Esta sección proporciona excepciones limitadas de aborto relacionadas con violación, incesto, salud de la madre y defectos graves del bebé.
  21. The Teachings of Spencer W. Kimball, ed. Edward L. Kimball, 1982, págs. 328–329; véase también El matrimonio eterno, Manual para el alumno (manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 2003), pág. 80, LDS.org.
  22. Véase Gordon B. Hinckley, Cornerstones of a Happy Home (folleto, 1984), pág. 6, LDS.org.
  23. Véase Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 1.3.3.
  24. “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, 2.
  25. Neal A. Maxwell, Things As They Really Are, 1978, pág. 42.