Presidente Russell M. Nelson

El presidente Russell M. Nelson fue sostenido y apartado como el décimo séptimo Presidente y profeta de la Iglesia de Jesucristo el domingo 14 de enero de 2018 en el salón superior del Templo de Salt Lake. Antes de empezar su servicio como líder de la Iglesia, el presidente Nelson prestó servicio como Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles desde el 15 de julio de 2015 hasta su llamamiento como el líder de la Iglesia. Ha servido como miembro de ese cuórum desde el 7 de abril de 1984.

El presidente Nelson, cirujano e investigador médico de renombre internacional, obtuvo su licenciatura y su título de médico en la Universidad de Utah (en 1945 y 1947). Es miembro honorario de varias sociedades académicas, entre ellas: Phi Beta Kappa y Alpha Omega Alpha. Realizó su residencia o prácticas médicas en el Hospital Massachusetts General, de Boston, y en la Universidad de Minnesota, donde obtuvo su doctorado en 1954. También recibió los doctorados “honoris causa” en Ciencias de la Universidad Brigham Young en 1970, en Ciencias Médicas de la Universidad del Estado de Utah en 1989, y en Humanidades de Snow College en 1994.

La trayectoria profesional del presidente Nelson incluye puestos de profesor investigador de cirugía y director de Residencia de Cirugía Torácica en la Universidad de Utah, y director de la División de Cirugía Torácica de LDS Hospital, de Salt Lake City.

Autor de numerosos capítulos en libros médicos y otras publicaciones, el presidente Nelson dio cátedra e hizo visitas profesionales en todo Estados Unidos y en muchas otras naciones antes de ser llamado como Autoridad General. Ha recibido innumerables reconocimientos y galardones, entre ellos, el Premio al Exalumno Sobresaliente de la Universidad de Utah; el Corazón de Oro de la Asociación Estadounidense del Corazón; una Mención Honorífica por su Servicio Internacional de la Asociación Estadounidense del Corazón; y el Premio Plato de Oro, otorgado por la Academia Estadounidense de Logros. También ha sido distinguido con profesorados “honoris causa” en tres universidades de la República Popular China.

El presidente Nelson ha servido como presidente de la Sociedad de Cirugía Vascular, director de la Junta Estadounidense de Cirugía Torácica, presidente del Consejo de Cirugía Cardiovascular de la Asociación Estadounidense del Corazón y presidente de la Asociación Médica del Estado de Utah.

Aparece en las listas de las publicaciones Who’s Who in the World [Quién es quién en el mundo], Who’s Who in America [Quién es quién en Estados Unidos] y Who’s Who in Religion [Quién es quién en religión].

El presidente Nelson ha tenido numerosos puestos de responsabilidad en la Iglesia. Sirvió como presidente de la Estaca Bonneville desde 1964 hasta 1971, cuando fue llamado a ser Presidente General de la Escuela Dominical. Antes de ser llamado al Cuórum de los Doce Apóstoles, sirvió como representante regional asignado a la Región de Kearns, Utah. Anteriormente había servido como representante regional para la Universidad Brigham Young.

El presidente Nelson nació el 9 de septiembre de 1924; es hijo de Marion C. Nelson y Edna Anderson Nelson. Él y su esposa, Dantzel White (fallecida), tuvieron diez hijos, 57 nietos y más de 100 bisnietos. La hermana Nelson falleció en febrero de 2005. En abril de 2006, el presidente Nelson se casó con Wendy L. Watson.

Anuncios

Profetas del Antiguo Testamento – Jeremías

“Jeremías vivió en una época y en un lugar difíciles, pero el Señor le permitió ‘[ver] una era de esperanza durante el recogimiento de Israel en los últimos días’”1. —Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro.

Soy el hijo de Hilcías, un sacerdote en Anatot, cerca de Jerusalén. En mi juventud, “vino… la palabra de Jehová a mí, diciendo:

“Antes que te formase en el vientre, te conocí; y antes que nacieses, te santifiqué; te di por profeta a las naciones”.

No me sentía preparado para ese llamamiento, y respondí: “He aquí, no sé hablar, porque soy niño”.

El Señor me contestó: “No digas: Soy niño, porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.

“No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte”. Entonces, el Señor “tocó mi boca” y puso palabras en ella2.

Profeticé en Jerusalén durante cuarenta años, desde el año 626 hasta el año 586 a. de C., durante los reinados de Josías, Joacim y Sedequías3. Soy contemporáneo del profeta Lehi, del Libro de Mormón. Los dos condenamos la maldad de la gente de Jerusalén y predijimos la destrucción de esa gran ciudad4.

El Señor me mandó que registrara las profecías en “un rollo en blanco”5. Cuando el rey Joacim escuchó las profecías, quemó el rollo. El Señor me mandó que volviera a escribir las profecías y que añadiera muchas más6.

Al predicar la palabra del Señor, afronté oposición continua. Pasur, el hijo del gobernador principal, me golpeó y me puso en el cepo; y las chusmas querían matarme por predicar. No era un profeta popular y con frecuencia me echaban al calabozo y me ponían en las cárceles. Viví en una época de mucha maldad7.

Sin embargo, a pesar de vivir en medio de la tribulación, el Señor me permitió ver que se recogería a los israelitas en los últimos días, que el Señor escribiría Su ley en “sus corazones” y que tomaría “uno de cada ciudad y dos de cada familia” y los llevaría a Sión8.

A medida que seguí predicando la palabra del Señor, aun cuando era difícil, aprendí que la dedicación personal al Evangelio conduce a la paz. Al establecer una relación personal con el Señor, todos tendremos esperanza en medio de las pruebas y la tribulación.

Referencias

  1. Linda K. Burton, “¿Está escrita en nuestro corazón la fe en la expiación de Jesucristo?”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 111.
  2. Véase Jeremías 1:1-9.
  3. Véase la Guía para el Estudio de las Escrituras,“Jeremías”, scriptures.lds.org.
  4. Véanse Jeremías 6; 1 Nefi 1:13, 18–20.
  5. Jeremías 36:2.
  6. Véase Jeremías 36:23-32.
  7. Véanse Jeremías 20:2; 26:8; 38:6.
  8. Jeremías 31:33; 3:14.