La influencia de una mujer justa.

El ser Dieter F. Uchtdorf

En las Escrituras se nombra a varias mujeres que, con sus dones espirituales, han bendecido a personas y a generaciones. Siempre se honrará y recordará a Eva, la madre de toda alma viviente; a Sara, a Rebeca, a Raquel, a Marta, a Elisabet y a María, la madre de nuestro Salvador; pero en las Escrituras también se mencionan a otras mujeres cuyos nombres nos son desconocidos, pero que nos bendicen por medio de su ejemplo y sus enseñanzas, entre ellas, la mujer de Samaria con la que se encontró Jesús junto al pozo de Sicar (véase Juan 4), la esposa y madre ideal que se describe en Proverbios, capítulo 31, y la mujer fiel que fue sanada simplemente cuando tocó la ropa del Salvador (véase Marcos 5:25–34).

Al considerar la historia de esta tierra y la historia de la Iglesia restaurada de Jesucristo, resulta evidente que la mujer ocupa un lugar especial en el plan de nuestro Padre para la felicidad y el bienestar eternos de Sus hijos.

Espero que mis queridas hermanas de todo el mundo —las abuelas, madres, tías y amigas—, nunca subestimen el poder de su influencia para el bien, ¡especialmente en la vida de nuestros preciados niños y jóvenes!

El presidente Heber J. Grant (1856–1945) dijo: “Sin la devoción y el testimonio absoluto del Dios viviente en el corazón de nuestras madres, la Iglesia se extinguiría”. Y el autor de los Proverbios aconsejó: “Instruye al niño en su camino; y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él” (Proverbios 22:6).

El presidente Gordon B. Hinckley aconsejó a las mujeres de la Iglesia:

“Es de enorme importancia que las mujeres de la Iglesia defiendan de un modo firme e inquebrantable lo que es correcto y digno bajo el plan del Señor…

“Llamamos a las mujeres de la Iglesia a defender juntas la rectitud. Ellas deben comenzar en sus propios hogares. Pueden enseñarla en sus clases. Pueden expresarla en sus comunidades”.

Se dice que los grandes portones se mueven con bisagras pequeñas. Hermanas, el ejemplo de ustedes en cosas aparentemente pequeñas tendrá gran influencia en la vida de nuestros jóvenes; la forma en que se vistan y su apariencia, su manera de hablar, su manera de orar, su forma de testificar, su modo de vivir día tras día, marcará la diferencia. Ello también incluye los programas de televisión que vean, la música que elijan y cómo utilicen el internet. Si a ustedes les encanta ir al templo, a los jóvenes que valoren su ejemplo también les gustará; si su modo de vestir se adecúa al gárment del templo en lugar de a la inversa, ellos sabrán qué es lo que ustedes consideran importante y aprenderán de ustedes.

Ustedes son hermanas admirables y excelentes ejemplos; son una bendición para nuestros jóvenes, y el Señor las ama por ello.

Un ejemplo de fe

Quisiera compartir algunas reflexiones sobre mi suegra, la hermana Carmen Reich, que verdaderamente era una dama elegida. Ella abrazó el Evangelio en un momento sumamente difícil y oscuro de su vida, y se liberó del dolor y de la aflicción.

Cuando era joven, viuda y madre de dos niñas pequeñas, se liberó de un mundo de viejas tradiciones y entró en uno de gran espiritualidad. Aceptó muy rápidamente las enseñanzas del Evangelio, con la fuerza intelectual y espiritual que contienen. Cuando los misioneros le dieron el Libro de Mormón y le pidieron que leyera los versículos que habían marcado, ella leyó el libro entero en sólo unos pocos días. Aprendió conceptos más allá de la comprensión de sus iguales porque los aprendió por medio del Espíritu de Dios. Ella fue la más humilde entre los humildes, la más sabia entre los sabios, porque estuvo dispuesta y fue suficientemente pura para creer cuando Dios hubo hablado.

Se bautizó el 7 de noviembre de 1954. Unas pocas semanas después de su bautismo, el misionero que la había bautizado le pidió que escribiera su testimonio; él quería utilizarlo al enseñar para ayudar a otras personas a sentir el verdadero espíritu de conversión. Felizmente, aquel misionero guardó durante más de cuarenta años el original escrito a mano, y luego se lo devolvió como un regalo muy especial y lleno de amor.

Un testimonio nacido del Espíritu

Permítanme compartir con ustedes parte de aquel testimonio escrito; recuerden que escribió estas palabras apenas unas pocas semanas después de haber escuchado el Evangelio. Antes de conocer a los misioneros, nunca había oído nada sobre el Libro de Mormón, sobre José Smith ni sobre los mormones en general. En 1954 no había templos fuera de los Estados Unidos, salvo en Canadá y Hawai.

Ésta es la traducción al inglés [retraducida al español] del testimonio manuscrito de la hermana Reich:

“Entre las características especiales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que no se encuentran en otras comunidades religiosas está, por encima de todo, la revelación moderna dada por medio del profeta José Smith.

“Le sigue el Libro de Mormón, con su lenguaje claro y puro, y con todas las instrucciones y promesas para la Iglesia de Jesucristo; junto con la Biblia, es verdaderamente un segundo testigo de que Jesucristo vive.

“Estamos todos unidos por la fe en un Dios personal, es decir, Dios el Padre, Dios el Hijo, y el Espíritu Santo, que abre la puerta a la oración e influye en nosotros personalmente.

“Además, la certeza de la vida premortal, de la preexistencia, del propósito de nuestra existencia terrenal y de la vida después de la muerte es sumamente valiosa para nosotros y especialmente interesante e instructiva; se expone claramente y da a nuestra vida nuevo significado y dirección.

“La Iglesia nos ha dado la Palabra de Sabiduría como una guía para mantener el cuerpo y el espíritu en el estado más perfecto posible a fin de cumplir nuestros deseos y metas; mantenemos nuestro cuerpo sano y lo mejoramos, todo ello debido al conocimiento de que lo recibiremos de nuevo, en la misma forma, después de la muerte.

“Por supuesto, algo totalmente nuevo para mí es la obra del templo con sus muchas ordenanzas sagradas, y el tener familias unidas para siempre. Todo esto se recibió por revelación al profeta José Smith”.

Carmen Reich, mi querida suegra, falleció en el año 2000, a los ochenta y tres años.

Una identidad femenina singular

La vida de las mujeres de la Iglesia es un fuerte testimonio de que los dones espirituales, las promesas y las bendiciones del Señor son para todos los que sean dignos de ellos, “para que se beneficien todos” (D. y C. 46:9; véanse los versículos 9–26). Las doctrinas del Evangelio restaurado crean una maravillosa y “singular identidad femenina que alienta a la mujer a desarrollar sus aptitudes” como hija verdadera y literal de Dios. Al prestar servicio en las organizaciones de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y la Primaria, sin mencionar sus actos privados de amor y servicio, la mujer siempre ha tenido y siempre tendrá una función importante para ayudar a “sacar a luz y establecer la causa de Sión” (D. y C. 6:6); cuida del pobre y del necesitado, cumple misiones proselitistas, de bienestar, humanitarias y de otros tipos; enseña a los niños, jóvenes y adultos; y contribuye de muchas otras maneras al bienestar temporal y espiritual de los santos.

Por ser tan grande su potencial para el bien y sus dones tan diversos, es posible que la mujer se encuentre cumpliendo funciones que varíen según las circunstancias de la vida; de hecho, algunas deben desempeñar varias al mismo tiempo. Debido a esto, se alienta a la mujer Santo de los Últimos Días a obtener una preparación académica y capacitación que la califiquen tanto para atender sus labores domésticas y criar una familia recta como para ganarse el sustento fuera de su hogar si la situación así lo exigiera.

Vivimos en una época grandiosa para todas las mujeres de la Iglesia. Hermanas, ustedes son una parte esencial del plan de nuestro Padre Celestial para la felicidad eterna y se les ha investido con un patrimonio divino. Dondequiera que vivan son las verdaderas edificadoras de naciones, porque un hogar fuerte donde reinen el amor y la paz es lo que brinda seguridad a cualquier nación. Espero que ustedes entiendan eso y que los hombres de la Iglesia también lo comprendan.

Lo que ustedes hagan hoy, hermanas, determinará la forma en que los principios del Evangelio restaurado influirán mañana en las naciones de la tierra; determinará cómo los rayos divinos del Evangelio alumbrarán toda nación en el futuro.

Aun cuando muchas veces hablamos de la influencia de la mujer en las generaciones futuras, les pido que no subestimen la que ustedes pueden ejercer en la actualidad. El presidente David O. McKay (1873–1970) dijo que la razón principal por la que se organizó la Iglesia es para “que hoy la vida sea agradable, para que hoy se regocije el corazón, para traer salvación hoy …

“Algunos tenemos la expectativa puesta en un tiempo futuro, la salvación y la exaltación en el mundo venidero, pero el hoy es parte de la eternidad”.

Bendiciones que no podemos siquiera imaginar

Si viven de acuerdo con esa misión, sean cuales sean las circunstancias de la vida en que se hallen —esposa, madre casada, madre sola, mujer divorciada, viuda o soltera—, el Señor nuestro Dios les presentará responsabilidades y bendiciones que superarán lo que puedan imaginar.

Las invito a elevarse a la altura del gran potencial que llevan en su interior; pero no traten de alcanzar más allá de su capacidad; no se fijen metas que estén por encima de su habilidad para alcanzarlas; no se sientan culpables ni sigan pensando en el fracaso; no se comparen con otras personas. Hagan todo lo posible y el Señor proveerá el resto; tengan fe y confianza en Él, y verán que en su vida y la de sus seres queridos ocurren milagros. La virtud de su vida será una luz para los que se encuentren en tinieblas, porque ustedes son un testimonio viviente de la plenitud del Evangelio (véase D. y C. 45:28). Doquiera que se las haya colocado en esta tierra nuestra, hermosa pero a menudo turbulenta, cada una de ustedes puede ser la que “socorre a los débiles, levanta las manos caídas y fortalece las rodillas debilitadas” (D. y C. 81:5).

Mis queridas hermanas, en su vida cotidiana, con todas las bendiciones y dificultades que trae aparejadas, permítanme asegurarles que el Señor las ama; Él las conoce, escucha sus oraciones y contesta esas oraciones, sea cual sea el lugar del mundo donde se encuentren. Él desea que tengan éxito en esta vida y en la eternidad.

Hermanos, ruego que nosotros, los poseedores del sacerdocio —los esposos, padres, hijos, hermanos y amigos de estas mujeres elegidas—, las veamos como el Señor las ve, como hijas de Dios con un potencial ilimitado de influir en el mundo para bien.

Al principio de la Restauración, el Señor habló a Emma Smith por medio de su esposo, el profeta José Smith, y le dio instrucciones y bendiciones: “…si eres fiel y andas por las sendas de la virtud delante de mí… no tienes por qué temer… desecharás las cosas de este mundo y buscarás las de uno mejor… eleva tu corazón y regocíjate… y recibirás una corona de justicia” (D. y C. 25:2, 9, 10, 13, 15).

Respecto a esa revelación, el Señor dijo: “…ésta es mi voz a todos” (versículo 16).

Más adelante, el profeta José Smith dijo a las hermanas de la Iglesia: “Si viven de acuerdo con estos privilegios, no se podrá impedir que los ángeles las acompañen”.

Testifico de estas verdades y, como Apóstol de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, les extiendo mi amor y mi bendición.

Verdades constantes para tiempos cambiantes

Presidente Thomas S. Monson

Nosotros, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, debemos hacer frente a los peligros que nos rodean tanto a nosotros como a nuestras familias.

Mis queridos hermanos y hermanas que se hallan aquí presentes y en diversas partes del mundo, solicito sus oraciones y su fe para responder a la asignación y el privilegio de dirigirme a ustedes.

Comienzo felicitándolos a todos. En este mundo tan difícil, los jóvenes de hoy son los mejores que ha tenido la Iglesia. La fe, el servicio y las obras de nuestros miembros son dignos de alabanza. Somos un pueblo de fe, que se apoya en la oración y que se esfuerza por ser decente y honrado. Cuidamos los unos de los otros y tratamos de amar a nuestro prójimo.

Sin embargo, y antes de que nos durmamos en los laureles, permítanme citar de 2 Nefi, en el Libro de Mormón:

“En aquel día [el diablo]… los adormecerá con seguridad carnal, de modo que dirán: Todo va bien en Sión; sí, Sión prospera, todo va bien. Y así el diablo engaña sus almas”.

Se ha dicho que el árbol de la autocomplacencia tiene muchas ramas y cada primavera echa nuevos brotes.

No podemos permitirnos el lujo de ser indiferentes. Vivimos tiempos peligrosos; las señales están a todo nuestro alrededor. Estamos extremadamente atentos a las influencias negativas de la sociedad que acechan a la familia tradicional. A veces la televisión y las películas representan a héroes y a heroínas mundanos e inmorales y tratan de poner como ejemplos a actores y actrices cuyas vidas nada tienen de ejemplar. ¿Por qué seguir a un guía ciego? Las emisoras de radio nos aturden con música denigrante con letra descarada, invitaciones peligrosas y descripciones de casi cualquier maldad imaginable.

Nosotros, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, debemos hacer frente a los peligros que nos rodean tanto a nosotros como a nuestras familias. A fin de auxiliarnos en esta determinación, ofrezco varias sugerencias, así como algunos ejemplos de mi propia vida.

Comenzaré con la noche de hogar. Nadie puede permitirse desatender este programa inspirado que brinda crecimiento espiritual a cada miembro de la familia y le ayuda a resistir las tentaciones que hay por todas partes. Las lecciones que se aprenden en el hogar son las que perduran. Tal y como han dicho el presidente Gordon B. Hinckley y sus antecesores: “El hogar es el fundamento de una vida recta y ningún otro medio puede ocupar su lugar ni cumplir sus funciones esenciales”.

El Dr. Glenn J. Doman, destacado autor y autoridad médica, escribió: “El recién nacido es casi una réplica exacta de una computadora vacía, aunque superior a dicha computadora casi en cada aspecto… Aquello que se introduce en la [mente] del niño durante sus primeros ocho años de vida quedará ahí para siempre. Si se le da información errónea durante [este período], resulta sumamente difícil eliminarla”. Y el doctor Doman agregó: “Los dos o tres primeros años constituyen el periodo más receptivo de la vida humana”.

Me gusta este pensamiento: “La mente es un armario y cada uno abastece sus estantes”. Asegurémonos de que nuestros estantes, y los de nuestra familia, cuenten con aquellas cosas que brindan seguridad al alma y nos permitan regresar a nuestro Padre Celestial. En esos estantes deberá haber conocimiento del Evangelio, fe, oración, amor, servicio, obediencia, ejemplo y bondad.

Ahora abordo el tema de las deudas. Ésta es la época de pedir prestado, una época en la que cada semana recibimos en el correo múltiples ofertas de tarjetas de crédito que, por lo general, suelen ofrecer un interés bajo que tal vez se aplique durante un breve periodo de tiempo. Pero no solemos darnos cuenta de que, una vez que ese período se haya vencido, la tasa de interés aumenta drásticamente. Comparto con ustedes una declaración del presidente J. Reuben Clark, Jr., que fue miembro de la Primera Presidencia hace muchos años. Se trata de una verdad eterna. Él dijo:

“En todo el mundo rige una regla económica y financiera por la que se paga un interés por el dinero que se toma prestado…

“El interés nunca duerme, ni enferma ni muere; nunca va al hospital; trabaja los domingos y días festivos; nunca sale de vacaciones; nunca visita ni viaja; no se complace en nada; nunca queda cesante ni le despiden del empleo; nunca le reducen el número de horas que puede trabajar… Una vez que contraemos una deuda, el interés es nuestro compañero cada minuto del día y de la noche; no podemos huir ni escabullirnos de él; no podemos despedirlo; no cede ante súplicas, ni demandas, ni órdenes; y si nos inmiscuimos en su vía o atravesamos su camino o no cumplimos con sus exigencias, nos aplasta”.

Mis hermanos y hermanas, me horroriza ver toda esa publicidad abogando por los préstamos hipotecarios al consumo. Hablando en términos financieros: se trata de segundas hipotecas inmobiliarias que tienen como fin tentarnos a solicitar más dinero para adquirir más cosas. Pero lo que nunca se menciona es el hecho de que si no se es capaz de satisfacer ese “segundo” pago, se corre el riesgo de perder la vivienda.

Eviten la filosofía y la excusa de que los lujos de ayer son las necesidades de hoy; las necesidades no existen a menos que nosotros las creemos. En la actualidad, muchos de nuestros matrimonios jóvenes quieren empezar por disponer de varios vehículos y del tipo de vivienda que sus padres tardaron toda una vida en tener. En consecuencia, adquieren una deuda a largo plazo respaldada por sus dos sueldos, y puede que sea demasiado tarde cuando se den cuenta de que en la vida hay cambios, las mujeres tienen hijos, la enfermedad golpea a algunas familias, las personas se quedan sin empleo o se producen desastres naturales u otras circunstancias que les impiden pagar la hipoteca que depende de ambos sueldos.

Es esencial que vivamos de acuerdo con nuestros ingresos.

Siguiente punto. He recibido la impresión de dirigirme a las madres, a los padres, a los hijos y a las hijas.

A cada madre y padre le digo: sean buenos oyentes. La comunicación es vital en este mundo tan acelerado. Dediquen tiempo a escuchar. Y a ustedes, hijos, les digo que hablen con sus padres. Tal vez les cueste aceptarlo, pero sus padres han pasado por muchos de sus mismos problemas y con frecuencia tienen una visión más clara de la situación que ustedes. Ellos oran por ustedes cada día y tienen derecho a recibir inspiración de nuestro Padre Celestial para aconsejarles y asesorarles.

Madres: compartan las tareas de la casa. A veces resulta más fácil hacerlo todo ustedes mismas que lograr que sus hijos les ayuden, pero para ellos es vital aprender a hacer su parte.

Padres: les aconsejo que muestren amor y bondad por su esposa. Sean pacientes con sus hijos; no los consientan en exceso, pues deben aprender a labrarse su propio camino.

Los insto a estar a disposición de sus hijos. He oído decir que ningún hombre en su lecho de muerte se arrepiente de no haber pasado más tiempo en la oficina.

Me encanta el ejemplo siguiente, tomado de un artículo titulado “Un día en la playa”, de Arthur Gordon, quien dijo:

“Cuando tenía más o menos 13 años y mi hermano 10, papá prometió llevarnos al circo, pero al mediodía sonó el teléfono; un asunto urgente requería su atención. Nos preparamos para la desilusión, pero luego lo oímos decir en el teléfono: ‘No, no estaré allí; eso tendrá que esperar’.

“Cuando volvió a la mesa, mamá sonrió y dijo: ‘El circo viene a cada rato, ¿no?’.

‘Lo sé’, dijo papá, ‘pero no la niñez’ ”.

Mis hermanos y hermanas, el tiempo del que disponen para estar con sus hijos cada vez es menor; no pospongan el estar con ellos. Hay quien lo expresa así: Vive sólo para el mañana y hoy tendrás muchos ayeres vacíos.

Padres: ayuden a sus hijos a fijarse metas educativas y profesionales. Ayuden a sus hijos varones a aprender modales y a respetar a las mujeres y a los niños.

El presidente Hinckley ha dicho: “Según enseñemos a una nueva generación, así será el mundo dentro de unos pocos años. Si les preocupa el futuro, velen hoy por la crianza de sus hijos”.

Aquí tendrían buena aplicación las palabras del apóstol Pablo a su amado Timoteo: “Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza”.

Padres: vivan de tal modo que sus hijos vean en ustedes un ejemplo digno de emular.

A todas las familias aconsejo: Escudriñen sus orígenes. En la medida de lo posible es importante que conozcamos a los que nos precedieron. Descubrimos algo de nosotros mismos cuando aprendemos sobre nuestros antepasados.

Recuerdo oír de niño las experiencias de la rama Miller de mis antepasados. En la primavera de 1848, mis tatarabuelos, Charles Stewart Miller y Mary McGowan Miller, se unieron a la Iglesia en su natal Escocia, dejaron su hogar en Rutherglen y cruzaron el Atlántico. Llegaron al puerto de Nueva Orleans y ascendieron por el río Misisipi hasta San Luis, Misuri, donde llegaron en 1849 acompañando a un grupo de santos. Margaret, una de sus 11 hijos, fue mi bisabuela.

Al llegar a San Luis hicieron planes para conseguir dinero suficiente para el viaje al valle del Lago Salado, cuando una plaga de cólera azotó la zona y afectó gravemente a los Miller. En el espacio de dos semanas fallecieron la madre, el padre y dos de sus hijos. Mi bisabuela, Margaret Miller, tenía 13 años por aquel entonces.

Debido al elevado número de fallecimientos, no había ataúdes suficientes a ningún precio, así que los hijos mayores desmontaron el corral donde guardaban los bueyes para hacer ataúdes rudimentarios para sus familiares muertos.

Los nueve hijos huérfanos de la familia Miller y el esposo de una de las hijas mayores partieron de San Luis en la primavera de 1850 con cuatro bueyes y un carromato, y llegaron al valle del Lago Salado ese mismo año.

Tengo una gran deuda de gratitud con ellos y con otros nobles antepasados que amaban el Evangelio y que amaron al Señor con tal intensidad que estuvieron dispuestos a sacrificar todo lo que tenían, incluso su propia vida, por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Cuán agradecido me siento por las ordenanzas del templo que nos unen por toda la eternidad

.

Recalco la importancia que tiene la obra que realizamos en los templos del Señor por nuestros antepasados.

Hoy hace dos meses que varios miembros de mi familia nos reunimos en el Templo de Salt Lake para efectuar sellamientos por algunos de nuestros antepasados. Fue una de las experiencias más espirituales que hemos tenido, y contribuyó a aumentar el amor de los unos por los otros, así como nuestra obligación de vivir dignos de nuestros orígenes.

Años atrás, cuando nuestro hijo menor, Clark, asistía a una clase de religión en la Universidad Brigham Young, el maestro le preguntó: “Clark, ¿cuál es el mejor recuerdo que conserva de su padre?”.

El maestro me escribió contándome la respuesta que había dado mi hijo: “Cuando yo era diácono en el Sacerdocio Aarónico, mi padre y yo fuimos a cazar faisanes cerca de Malad, Idaho. Era un lunes, el último día de la temporada de caza de faisán. Caminamos por varios campos en busca de faisanes, pero sólo vimos unos pocos a los que no les dimos. Entonces mi padre me dijo: ‘Clark’, y miró su reloj, ‘descarguemos las armas y dejémoslas en esta zanja, para así arrodillarnos a orar’. Creí que papá iba a orar para que vinieran más faisanes, pero me equivoqué. Me explicó que el élder Richard L. Evans, del Quórum de los Setenta, estaba gravemente enfermo y que a las 12:00 del mediodía de ese lunes en cuestión, los miembros del Quórum de los Doce, dondequiera que se hallaran, se arrodillarían y, en cierto modo, se unirían en ferviente oración de fe por el élder Evans. Así que nos quitamos las gorras, nos arrodillamos y oramos”.

Recuerdo bien la ocasión, pero jamás me imaginé que un hijo observaba, aprendía y edificaba su propio testimonio.

Hace varios años tuvimos un joven repartidor de periódicos que no siempre los entregaba de la manera esperada. En vez de dejarlos en la entrada de la casa a veces los arrojaba accidentalmente a los arbustos o cerca de la calle, así que algunos suscriptores decidieron formalizar una queja por escrito. Un día llegó a nuestra casa una delegación de estas personas y le pidieron a mi esposa, Frances, que firmara la petición, a lo que ella declinó diciendo: “No es más que un niño y los periódicos son muy pesados para él. Jamás lo criticaría, pues se esfuerza por hacerlo bien”. Sin embargo, muchas otras personas firmaron la petición y la enviaron a los supervisores del joven.

A los pocos días llegué del trabajo y encontré a mi esposa llorando. Cuando finalmente fue capaz de articular palabra, me dijo que acababa de enterarse de que habían encontrado el cuerpo del pequeño repartidor de periódicos en su garaje, donde se había quitado la vida. Aparentemente, las críticas recibidas habían sido algo demasiado duro de soportar. Qué agradecidos estábamos por no haber formado parte de esas críticas. Ésa siempre ha sido una lección muy vívida respecto a la importancia de no juzgar a nadie y de tratar a todos con bondad.

El Salvador debe ser nuestro ejemplo. Se escribió de Él que aumentó “en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres”. “Anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

Recuerden que, con frecuencia, la sabiduría de Dios quizás parezca locura a los hombres; pero la lección más significativa que podemos aprender en la vida terrenal es que cuando Dios habla y el hombre obedece, ese hombre siempre estará en lo correcto.

Ruego que siempre sigamos al Príncipe de Paz, quien, literalmente, nos mostró el camino a seguir. Si obramos así, sobreviviremos a estos tiempos turbulentos. Su plan divino nos salva de los peligros que nos rodean por doquier. Su ejemplo nos indica el camino. Cuando fue tentado, Él desechó la tentación. Cuando se le ofreció el mundo, Él rechazó el ofrecimiento. Cuando se le pidió Su vida, Él la entregó.

Éste es el momento; éste es el lugar. Ruego que lo sigamos a Él, en el nombre de Jesucristo. Amén.