Tus amigos tendrán la tendencia a ser como tú

Por José María Márquez Blanco

Nuestros amigos pueden influir en nosotros, pero, cuando vivimos el Evangelio, nosotros también podemos influir en ellos.

Siempre sentí admiración por los cambios que el ejemplo de mi hermano producía en algunos de sus compañeros de clase. Gracias a que eran amigos de él, llegaban a ser mejores personas; por su ejemplo, supe que lo que se suele decir: “Ten cuidado a quiénes escoges como amigos, porque es probable que llegues a ser como ellos” a veces también puede querer decir: “Ten cuidado a quiénes escoges como amigos, porque es probable que ellos lleguen a ser como tú”.

Durante toda la escuela había tenido el mismo grupo de amigos; pero un año llegó un alumno nuevo a nuestra escuela, quien, a diferencia de mí, era popular. A pesar de eso, de algún modo llegué a ser amigo de él y, en los meses que siguieron, nos fuimos uniendo más, hasta que nos convertimos en verdaderos amigos.

Yo tenía la costumbre de ir a seminario inmediatamente después de la escuela. Un día, cuando él me preguntó adónde iba todos los días, decidí explicarle todo acerca de la Iglesia; sin embargo, al ver la expresión en su rostro, me di cuenta de que esa no era la mejor manera de explicarle, así que dejé de ser tan insistente.

Algunos meses más tarde, los élderes tenían planes de ir a mi casa al mismo tiempo que yo estaría reunido allí con algunos amigos para hacer la tarea. Este amigo era uno de ellos, por lo cual les pedí a los misioneros que hablaran un poco acerca de la Iglesia. Él se interesó en lo que ellos decían y se dio cuenta de que algunas cosas en mi vida eran diferentes de lo que él y sus otros amigos hacían, y quería saber a qué se debía. Comenzó a ir a la capilla, a la mutual y a seminario y se percató de que todos mis amigos de la Iglesia eran como yo, que tenían los mismos principios. Poco después, tomó la decisión de bautizarse.

En su bautismo, el obispo le pidió que diera su testimonio. Él se puso de pie y dijo: “Hoy me encuentro aquí gracias a un amigo que era muy diferente de otras personas. Espero que todas las personas perciban esas diferencias en todos ustedes también”.

Espero que todos nos esforcemos por ser amigos de otras personas, sean o no como nosotros. Nunca sabemos quién tendrá la tendencia a llegar a ser miembro de la Iglesia verdadera del Señor como nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s